domingo, 31 de agosto de 2008

La emoción... (y sus riesgos)

(Ebriedades)

Ha nacido una nueva historia de amor emblemática a la que mis ojos y una parte de mis oídos se han entregado por completo, de forma sumisa y callada, originando en mí ese estado de atontamiento indefinido donde se confunden el gozo y la nostalgia…

Es la historia de amor de Wall-e y Eva. Un amor que retorna a los inicios del cine mudo chaplinesco, que pasa por la etapa de oro musical, por el romanticismo woodyniano para alcanzar la cima en un universo de estrellas y ciencia ficción. Esta historia de amor logra algo que sólo los grandes pueden hacer bien del todo: volver al pasado desde el futuro. Es una película que me recuerda de dónde viene el cine y de cómo me enamoré de ese arte.

Andrew Stanton, el director de la película, declaró que Wall-e es como una mezcla de Charlot y de Woody Allen, “sus movimientos son torpes como los de Charlot y es un romántico desesperado como Woody Allen”.
Y con todo esto, se me pasan por la cabeza tres puntos:

- Que hay gente que dice que soy muy “chaplinesco”.

- Que hay otros (entre los que se encuentran algunos del primer punto) que me comparan con Woody Allen (y no precisamente por su inteligencia).

- Y que un par de seres allegados no han tardado en compararme con Wall-e.

Es una estupidez, lo sé, pero es una memez que me hace partícipe de ese romance, de esa sensación especial que se tiene de pequeño cuando te comparan con alguien excepcional al que adoras. Y sin saber muy bien cómo, allí estoy en medio de ese ciclo a lo largo de la historia del cine, en medio del precioso idilio de Wall-e y Eva, con los estropicios que toda esa montaña de fantasía cúbica puede transvasar a la vida real.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Carlos¡¡¡ Yo tambien me he enamorado de esta pelicula...que le voy a hacer soy una romantica :p

Besines¡¡¡

p.d: soy Yani

Ma´heona´e dijo...

Entonces habrá que verla para conocer algo más de Carlos :)

Me alegra encontrarte de nuevo. Siempre es un placer.

Besitos

sacris dijo...

Pues tengo ganas de ver la pelicula, a ver cuando tengo tiempo.

Pa otra vez que baje a Málaga a ver si nos tomamos una caña, eh?

Anónimo dijo...

Vaya... no sabia que el director hiciera esa comparación, me he quedado muda...

No se si es un "+" a cuánto me gustó la pelicula o si la película me gustó tanto por ese "+", que quizás, inconscientemente disfruté.

Encantadora... pero agridulce, porque también era triste ver el supuesto futuro de nuestra especie y sus consecuencias, no?

Carlos (Sr. Chow) dijo...

A la última señorita anónima:

¿Has visto "Luces de ciudad" de Chaplin? Compara su final con el de "Wall-e"...


Muchas gracias por vuestros comentarios.

P.D: ¡Hola Yani! :) Me alegra verte por aquí.

Brayan G. dijo...

Esa película me conmovió demaciado, tanto que me inspiró para tomar clases de arte gráfico para trabajar en la creación de películas de ese mtipo, quiero estudiar en el aula A113 de una escuela estadounidense donde salieron muchos de los guionistas exitosos de PIXAR.